La evolución de la tiza y el pizarrón

By Miguel Araos, Mayo 16, 2016

El uso de estos tradicionales elementos en salas de colegios y universidades ha sufrido una transformación radical con el correr de los años.

 

Desde que en 1860 el profesor escocés James Pillans tomara una de las pizarritas individuales de sus alumnos y la colocara en la pared para que todos pudieran entender mejor lo que estaba explicando, llegando a nuestros días, en que los estudiantes trabajan sobre grandes pantallas interactivas, las que son capaces de desplegar texto, imagen y video, sin duda que la evolución es impactante.

Sin embargo, queremos detenernos un poco antes. Luego de la clásica pizarra negra y la tiza que no pocos usamos en los años 80, pasando por la blanca para marcadores y que hoy es la más usada, la tendencia creciente, especialmente en universidades, salas de conferencias, oficinas y hospitales, es la utilización de superficies de vidrio o cristal. A propósito de esto, muchos recordarán la escena de la gran película “Red Social”, cuando el, en ese entonces, estudiante Mark Zuckerberg y su socio idean sobre la ventana de su habitación el primer algoritmo que sería la base para la creación de Facebook. Notable!

 

¿Por qué de vidrio?

Las ventajas del uso de superficies de vidrio o cristal para la escritura, son muchas. El aspecto elegante y moderno que entrega al entorno, la sensación de confort que genera entre los participantes de actividades donde se utilizan y la posibilidad de montarlas en muros, paneles, escritorios, salas comunes y mesas de reuniones, son sólo algunos de ellos.

Pero sin duda que su principal atributo es la claridad y limpieza con que se plasman los textos o dibujos en su superficie. Al ser un material no poroso, el uso de marcadores proporciona una grafía fácil, rápida y que jamás dejará manchas o imágenes “fantasmas”. Para esto, lo ideal es usar la denominada tiza líquida, un material en base agua que ofrece una excelente visibilidad, con una intensidad de color mayor a la de los marcadores tradicionales a base de alcohol para pizarras blancas y que entrega un acabado más atractivo y vistoso. Además, tienen la ventaja de borrarse con un simple paño húmedo sin dejar residuos en el ambiente.

 

Marcadores de Tiza

Para este tipo de superficies, PILOT desarrolló sus innovadores marcadores de tiza, un producto que actualmente es de mucho uso en Japón y que es sin duda el más indicado para el uso sobre vidrio o cristal y también para superficies oscuras. Tiene una punta redonda de 4 mm y viene en cinco colores: blanco, rosado, azul, amarillo y anaranjado. Su cuerpo es de aluminio reciclable, por lo que es amigable con el medio ambiente y su tinta no es tóxica al inhalar ya que es libre xileno. Su duración equivale a medio kilómetro de escritura y su uso no sólo se limita a superficies de vidrio, también sirve para decorar cerámicas, acrílicos, plásticos, metal y cualquier superficie lisa y no porosa. Además resiste muy bien a la intemperie, por lo que son muy útiles en menús de bares y restaurantes, ventanas de autos, vitrinas, etc.

El marcador de tiza PILOT se vende por unidades en grandes distribuidores, librerías especializadas y en pack de 5 aquí.

 

Decoración de vitrinas. Fuente: http://www.i-leddisplay.com/

Pizarras de cristal. Fuente: https://www.clarusglassboards.com

 

¿Qué te pareció el artículo?

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *