Cuando colorear no sólo es cosa de niños

By Miguel Araos, Septiembre 20, 2016

Un libro para colorear es siempre una buena alternativa que tienen los padres cuando los niños están aburridos durante un viaje o al borde de una pataleta en una sala del médico. Sin embargo, colorear también puede ser muy beneficioso para los adultos por su capacidad de desestresar. Es una actividad que genera bienestar, tranquilidad y que también potencia áreas cerebrales relacionadas con la motricidad, los sentidos y la creatividad. En Chile no estamos ajenos a este pequeño fenómeno y a la gran oferta de libros de reconocidos autores, ya existen además terapias orientadas a este pasatiempo, la llamada arteterapia.

Carl Jüng a principios del siglo XX fue uno de los primeros psicólogos en aplicar el coloreado como técnica de relajación y para interpretar la mente. Lo hizo mediante mandalas: dibujos circulares con formas concéntricas, similares a los rosetones de las iglesias góticas, que tienen su origen en la India.

¿COLOREAR DESESTRESA DE VERDAD?

Según explica la psicóloga Gloria Martínez Ayala, al colorear, se nos activan distintas áreas de los dos hemisferios cerebrales ya que por las formas que coloreamos aplicamos la lógica, y en la mezcla de colores, participa la creatividad, además de áreas de la corteza cerebral implicadas en la visión y la motricidad fina. La relajación que proporciona actúa bajando la actividad de la amígdala, una parte básica de nuestro cerebro implicada en el control de las emociones que se ve afectada por el estrés.

El efecto desestresante al colorear se produce porque al concentrarnos en esa actividad, ponemos el foco en ella y lo alejamos de lo que nos preocupa, pero además activa nuestra imaginación y nos hace retroceder a nuestra infancia, un periodo en el que seguramente la mayoría teníamos mucho menos estrés, lo que nos genera un bienestar inmediato de manera inconsciente.

Sirve para entrar en un estado más creativo, más libre, asegura. También para conectar con cómo nos sentimos, ya que según nuestro estado de ánimo elegiremos unos colores u otros o distinta intensidad. “Yo mismo lo he practicado. Lo aconsejo en un ambiente en el que estemos tranquilos, incluso con música relajante y dejar fluir el color y el trazo”.

 

LIBROS DE COLOREAR PARA ADULTOS

En Inglaterra, Francia y España, los libros de colorear para adultos son un éxito de ventas e incluso existe una colección llamada Art-Thérapie con todo tipo de dibujos, desde libros de mariposas y flores hasta cupcakes, graffitis o motivos psicodélicos. En Chile, el libro “El jardín secreto”, de la escocesa Johanna Basford, ha llegado a colarse en la lista de los más vendidos. Su autora destaca lo positivo de perderse en algo “analógico”, que no depende de si está encendido o apagado y de “perderse en una actividad sin ser interrumpidos por un tuit o un correo electrónico”.

Si te pica el bichito y aún no has probado esta técnica para relajarte, en PILOT te aconsejamos comenzar con los dibujos más sencillos para ir de a poco avanzando a figuras más complejas. Y si de lápices se trata, nuestra recomendación parte por los tinta gel Pop’lol y que son ideales por su gran paleta de 36 colores, donde se incluyen tonos pasteles y los metálicos. Si te gusta usar marcadores, el tradicional scripto, los FriXion Colors borrables en 12 colores también son una gran alternativa. En cambio si eres incondicional de los lápices de colores, los portaminas Color Eno y sus minas en 6 tonalidades también funcionan perfecto para pintar. Y si te gustan los desafíos mayores, con el versátil portaminas Croquis y su punta de 3.8 mm puedes conseguir más de 60 tonalidades de gris.

Para ver algunas figuras coloreadas con PILOT, revisa nuestro instagram donde habitualmente compartimos trabajos de fanáticos de nuestros lápices. ¡A colorear!

 

¿Qué te pareció el artículo?

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *